martes, 28 de junio de 2011

HIGIENE Y EMBARAZO.


Cuerpo: 
Durante el embarazo se produce un aumento del flujo vaginal y de la sudoración debido a los cambios hormonales que hace necesario extremar la higiene diaria.
  • Cuidado de la piel
  • Cuidado del pelo
  • Cuidado de los dientes y las encías
CUIDADO DE LA PIEL
En la ducha, es conveniente utilizar jabones o geles neutros. Bañarse, preferiblemente con agua no muy caliente, está permitido hasta un mes y medio antes del parto. A partir de ese momento, es mejor la ducha para evitar posibles infecciones.
Aunque probablemente el aspecto de la piel mejore por la mayor producción de sangre y por las hormonas, esto también puede dar lugar a un mayor número de imperfecciones como manchas rojas, granos o zonas muy escamosas.
Lo mejor es no utilizar jabón que elimina los aceites naturales de la piel y aplicarse una buena crema hidratante.
CUIDADO DEL PELO
Para el cuidado del cabello, se recomienda no abusar de los acondicionadores y evitar las permanentes, así como tratamientos de peluquería más agresivos para el pelo, ya que al principio del embarazo el pelo se debilita y se cae con más facilidad que de costumbre.
Después, en torno al tercer mes, suele adoptar un tono brillante y se fortalece siempre que se cuide con productos neutros. En el caso de los tintes, los de origen vegetal son los mejores porque evitan posibles alergias.
CUIDADO DE LOS DIENTES Y LAS ENCÍAS
Durante el embarazo, la mayoría de las mujeres nota que sus encías están más sensibles y que sangran con facilidad. Se debe al mayor flujo sanguíneo y al alto nivel de progesterona durante este periodo. También se produce una alteración en el PH de la saliva debido a la acción de las hormonas que junto a la acumulación de placa bacteriana favorece la aparición de caries.
Además de una correcta limpieza después de cada comida, debe acudir al dentista al menos una vez durante el embarazo para que revise el estado de sus dientes y encías.


              

No hay comentarios:

Publicar un comentario